Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Instituto Bonanova de Barcelona desarrollo un proyecto integrado llamado FPcat, a continuación reproduzco la comunicación de la experiencia realizada por Marian Chavarría y publicada en Elogos, y lo hago porque considero un proyecto de lo más innovador para los Centros Integrados de FP.

El proyecto FPcat tuvo por objeto integrar la formación profesional reglada con la formación para el empleo, poniendo en evidencia la importancia de que toda la formación fuera capitalizable para las personas. Para ello, se procuró la
correspondencia entre un título de FP inicial/específica (atención socio-sanitaria) con los certificados de profesionalidad publicados en 2008 (atención a domicilio y atención en instituciones).

El proyecto contemplaba que la convivencia en una única aula de alumnos de formación inicial con alumnos de formación continua y ocupacional implicaría el desarrollo de una propuesta curricular especifica, organizando los contenidos entorno a las realizaciones profesionales y convirtiendo las asignaturas en Unidades Formativas.

La planificación horaria conllevó que las materias exclusivas para los alumnos de formación inicial se concentraran a primera y a última hora, con una franja horaria común en la cual coincidían con los alumnos de formación para el empleo. Para la integración docente, en septiembre se hizo la oferta de todo el año, de forma que las personas interesadas se matriculasen en un horario abierto. Los alumnos de formación inicial no variaban, mientras los trabajadores o personas en desempleo eran itinerantes, entraban y salían del sistema.

La integración se enfrentó al problema de la diferencia de capacidades, conocimientos y competencias entre los distintos colectivos, con diferencias en expectativas, en ritmos y en resultados.

En el proyecto final, 16 alumnos procedían de la formación reglada, 4 de ocupacional continua y 5 realizaban formación conducente al certificado de profesionalidad. La evaluación del proyecto puso en evidencia la existencia de dificultades administrativas para hacer convivir los subsistemas originarios, actualmente articulados en dos: el educativo y el de la formación para el empleo.

Uno de los principales resultados de la experiencia fue que el docente dejó de ser el profesor tradicional, para convertirse en orientador y profesor de expectativas totalmente diferentes. La experiencia demostró que es posible la convivencia entre diferentes sistemas formativos y que ambos pueden coexistir compartiendo centros y profesores. El proyecto se desarrolló durante 2 años, pero no ha sido posible su continuación por la fuerte presión de la demanda de alumnos de formación reglada.

El acompañamiento tutorial fue muy importante para el éxito escolar y para el resultado académico de los alumnos, sobre todo en el ámbito de los ciclos de formación profesional de grado medio, con personas de 16 años que, normalmente, no han acabado la ESO con éxito o que tienen dificultades de continuidad. De forma voluntaria, se imparte una asignatura propia del centro, que ayuda a los alumnos a desarrollar habilidades sociales que fomenten el aprendizaje para que
puedan superar con éxito la formación profesional.