Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Richard Florida, publicó a inicios de este siglo La Clase Creativa ( publicado en España por Paidós), en el mismo desarrolla su tesis de que en los países avanzados ha surgido una nueva clase social: la clase creativa; a la cual pertenecen todos aquellos profesionales en cuyo trabajo es esencial el desarrollo de la creatividad, no es una clase poco representativa, sino que se puede afirmar que más del 30% de los trabajadores pertenecen a la misma, y siguen aumentando. En la actual crisis económica mientras los empleos manuales y de baja cualificación hay tasas de desempleo de dos dígitos, en los trabajos creativos, no sólo se mantienen por debajo del 5%, sino que en opinión de Florida hay la posibilidad de crear más de siete millones de empleos en EEUU en la próxima década.

 

La clase creativa está compuesta por aquellas profesiones que en su quehacer deben resolver problemas complejos, lo que implica independencia de juicio y gran formación, estaría formada de una parte por un " núcleo supercreativo" formado por informáticos, matemáticos, ingenieros, ciencias de la vida, físicos, profesionales de la educación, artistas, diseñadores, deportistas, medios de comunicación; junto a ellos habría otros profesionales creativos ligados a la gestión, los negocios y finanzas, etc....

Su tesis es que analizando el desarrollo económico de Estados Unidos, se puede observar que unas zonas crecen y prosperan, y otras se estancan cuando no retroceden; y resultaba que no era que las personas se moviesen hacia esas ciudades, sino que al revés, eran las empresas las que se desplazaban e instalaban en aquellas ciudades y regiones en donde abundaban las personas creativas. En su modelo, en relación a las ciudades y regiones, es necesario la confluencia de 3T para que se produzca el crecimiento:

  • Tecnología: medida en relación a la innovación y a la concentración de industrial de alta tecnología.
  • Talento: no en el sentido de capital humano sino medido como capital creativo, es decir, número de personas en ocupaciones creativas.
  • Tolerancia

Para probar sus tesis, junto a Tinagli, construye índices para las tres anteriores dimensiones lo que permitirá ordenar a los países en un ranking de creatividad:

  1. Índice de Talento: que combina a su vez otros tres índices:
    • Índice de capital humano (basado en el porcentaje de población entre 25 y 64 años con una carrera universitaria o estudios posteriores).
    • Índice de talento científico (basado en el número de investigadores e ingenieros por 1.000 trabajadores).
    • Índice de clase creativa (definido como el porcentaje de trabajadores en ocupaciones creativas sobre el empleo total).
  2. Índice de Tecnología: está basado en tres variables:
    • Índice de I+D (gastos en I+D como porcentaje del PIB).
    • Índice de innovación (número de patentes solicitadas por millón de habitantes).
    • Índice de innovación en alta tecnología (número de patentes por millón de habitantes en campos concretos: biotecnología, información tecnológica, productos farmacéuticos y sector aeroespacial).
  3. El índice de Tolerancia se compone de otros tres índices:
    • Índice de actitudes: porcentaje de población que, según el eurobarómetro y otras fuen­tes, se clasifica como activa y pasivamente tolerante.
    • Índice de valores (grado en que el país refleja los valores tradicionales versus los valores modernos, a partir de una serie de preguntas que cubren actitudes hacia Dios, la reli­gión, el nacionalismo, la autoridad y la familia.
    • Índice de derechos y libertades: grado en que un país valora los derechos y libertades, a partir de un conjunto de preguntas.

Finalmente, el índice de Creatividad o Competitividad  combina los tres índices anteriores (talento, tec­nología y tolerancia).

El resultado de aplicar estos índices produe que hay nuevos centros de creatividad que atraen empresas, como son en Europa los países nórdicos y escandinavos. Respecto a España, y en esas fechas de 2004, ocupaba una posición intermedia en Talento; pero estaba en el furgón de cola europeo en los índices tecnológicos y de tolerancia.